Columnas

Altar y Trono

Mientras Bush prepara la mascletá de sus particulares fiestas de moros y cristianos, servidor, ciudadano del mundo, entretiene la tensa espera meditando sobre la supervivencia en la vieja Europa del Antiguo Régimen, la forma de gobierno basada en el privilegio de unas minorías. Ese tinglado se apoyaba en dos instituciones Altar y Trono, o sea, Iglesia y Monarquía, cada cual mantenida con la complicidad y el poder de la otra. La Revolución Francesa y el Siglo de las Luces acabaron con todo eso, pero nos quedó el rabo por desollar, en unos países más que en otros.

Nosotros, los españoles, tan orgullosos de la Santa Transición desde la dictadura franquista a la democracia actual, deberíamos ir pensando en una Segunda Transición que pusiera en su sitio a esos dos flecos del Antiguo Régimen que todavía colean: Altar y Trono. El Trono porque la monarquía es una institución obsoleta, costosa e inútil, basada en el privilegio de una familia que hereda la más alta magistratura por derecho divino, en contra de toda razón. Y el Altar porque es constitucionalmente arbitrario y antidemocrático, ya lo están viendo ustedes con el asunto de las profesoras expulsadas por faltar a misa o por casarse por lo civil. Muchos españoles son católicos y la Iglesia merece todos los respetos, pero la modernidad y el progreso exigen un estado laico. ¿Dónde se ha visto que el Estado pague el sueldo de unos profesores que la Iglesia quita y pone según su capricho, inmiscuyéndose en su vida privada y conculcando los más elementales derechos constitucionales de un trabajador? El Estado debe renegociar el Concordato con la Iglesia. La enseñanza pública que todos pagamos, católicos y agnósticos, no debe impartir una asignatura especificamente católica controlada por la Iglesia. El Estado no debe mantener a la Iglesia. A la Iglesia deben mantenerla los católicos, deduciendo un impuesto religioso en su declaración de la renta, como hacen los países evolucionados. Y la catequesis deben administrarla en las parroquias o en los hogares católicos o, en todo caso, fuera del plan de estudios y del horario escolar laico. La asignatura Religión, debería convertirse en una disciplina más afín a la historia, en la que se expliquen, de manera objetiva, las distintas religiones existentes, especialmente las que tanto condicionan la cultura occidental, cristianismo, Islam y judaísmo. Es lo que hacen los países civilizados que superaron felizmente aquel binomio de Altar y Trono.

(El Mundo - 2001)

Noticias

  • 08-05-2019
    El 14 de mayo saldrá a la venta La conquista de América contada para escépticos. En un alarde de estilo y maestría ya familiar para su gran público, Eslava Galán nos sumerge en la conquista de América y las apasionantes vidas de sus protagonistas.
  • 12-09-2018
    El próximo 25 de Octubre sale a la venta La familia del Prado. Libro conmemorativo del 200 aniversario del Museo del Prado con el inconfundible estilo ameno y riguroso de Eslava Galán.
  • 04-05-2018
    El 15 de Mayo sale a la venta la nueva obra divulgativa de Juan Eslava Una historia de toma pan y moja. Este libro compendia la historia de España a través de sus cocinas y despensas en edición de bolsillo.

Libros descatalogados