Columnas

Comida sana

Los escolares de Arjona me envían un libro colectivo, “Comida Sana”, que acaban de publicar. La aparición de un libro de cocina es siempre un motivo de recocijo. La cocina, una de las dos bellas artes perfectas (la otra es la música), nos reconcilia con la naturaleza y nos reafirma en nuestra condición de seres superiores capaces de crear elementos nuevos, los platos, a partir de elementos simples, los ingredientes. Si, además, ese libro es obra de un grupo de escolares, el logro se manifiesta doblemente importante. La cocina es también, y sobre todo, cultura. Quizá podría integrarse en el proceso educativo como asignatura alternativa de la religión, no sé.

Este recetario, producto de escolares que viven en los albores del tercer milenio y que ya nacieron expuestos a la ración diaria de tele, con la irradiación publicitaria de la hamburguesa, de los donuts, de los congelados y de las variadas porquerías alimenarias, es también un producto cimarrón en el que, junto a platos tradicionales que seguramente degustaron los moros blancos de Arjona (la berenjena con miel, la ensalada de naranja, el potaje de habas, la ensalada de trigo verde, la de panecillos de malva) encontramos platos enteramente foráneos como esos que requieren alcachofas, pimiento o tomate de lata, o quesitos en porciones, o, lo más desolador de todo, cubitos de carne concentrada. Esta bien que entren en un libro de cocina que pretende ser testimonial, puesto que eso es lo que se cuece hoy en nuestros fogones, pero los que nos criamos con la cocina anterior a estas decadencias, al alimento enlatado y al frigorífico, nos enjugamos una lágrima furtiva cuando nos hablan de lata de tomate triturado, de nata líquida en un gratinado de verdura o de mantequilla, tan perfectamente sustituible por nuestro buen aceite de oliva. En fin, media Arjona está en la emigración y la otra media lee recetarios de revistas copiados de libros de cocina francesa. Yo comprendo que no somos una isla, que es inevitable que nos dejemos cautivar por el prestigio de lo nuevo y de lo moderno, pero hay que reivindicar los honrados cardillos, los alcauciles, la berenjena en los mil modos en que se ofrecen en este libro e incluso a los buenos platos arjoneros que no aparecen en él. He echado de menos el ajo blanco de habas secas, ese familiar del gazpacho tan refrescante y veraniego ¿será que ya no se hace?

En fin. Un libro de recetas que nos da el pulso, firme, de lo que se cuece hoy en los fogones de Arjona. Un libro al que tengo entendido que sucederán otros hasta agotar los diferentes palos de la cocina del pueblo. Debo decir que los estoy esperando con ansiedad, la servilleta al cuello, el tenedor y el cuchillo en las manos. Que no se me retrasen.

(El Mundo - 2002)

Noticias

  • 08-05-2019
    El 14 de mayo saldrá a la venta La conquista de América contada para escépticos. En un alarde de estilo y maestría ya familiar para su gran público, Eslava Galán nos sumerge en la conquista de América y las apasionantes vidas de sus protagonistas.
  • 12-09-2018
    El próximo 25 de Octubre sale a la venta La familia del Prado. Libro conmemorativo del 200 aniversario del Museo del Prado con el inconfundible estilo ameno y riguroso de Eslava Galán.
  • 04-05-2018
    El 15 de Mayo sale a la venta la nueva obra divulgativa de Juan Eslava Una historia de toma pan y moja. Este libro compendia la historia de España a través de sus cocinas y despensas en edición de bolsillo.

Libros descatalogados