Columnas

Damnatio

Damnatio memoriae, me parece que se escribe así, o condenación de la memoria. Era lo que hacían los romanos para castigar la memoria de un difunto: destruían sus estatuas y raspaban su nombre de documentos e inscripciones. Esta forma de castigo póstumo, o de venganza, no daña al difunto sino a los vivos que añoran los tiempos del difunto. Ahora han quitado de la plaza de El Ferrol la colosal estatua de Franco y la polémica entre las dos Españas, la que añora los tiempos del dictador y la otra, se ha vuelto a reproducir, aunque con menos fuelle que de costumbre.

Esto me trae al recuerdo la estatua de Franco que presidió durante pocos años, ya en la vejez del dictador, un islote de la Avenida del Generalísimo, hoy Paseo de la Estación, en Jaén. Franco se representaba a pie, vestido de paisano, con un canuto o algo parecido en la mano, quizá el Fuero de los Españoles o los Principios del Movimiento Nacional. Visto desde el ángulo conveniente podía parecer el miembro viril o pilila del representado. Los jaeneros, con esa retranca que tienen, se paraban a contemplar el efecto y hacían chistes irrespetuosos, todo eso a escasos metros de la garita del cuartel de la policía nacional, los grises. De vez en cuando salía un propio del cuerpo de guardia, la gorra gris con visera de hule, el correaje, la pistola al cinto, y conminaba a los viandantes: “Circulen, señores, circulen”; o bien, si eran muchos, “Disuelvanse”, la santa palabra que, en tiempos más recios, los de Franco, precedía a los palos.

Aquella estatua, que retiró el primer ayuntamiento socialista, duerme ahora en el depósito municipal. La misma suerte que corrió el busto de José Antonio (Primo de Rivera) que presidía la plaza de mi pueblo. Hace años, cuando pensamos en levantar un monumento al arjonero más ilustre, Aben Alhamar, fundador de la dinastía nazarí, propuse que sirviera el busto de José Antonio, añadiéndole barba y turbante. No me tomaron en serio y al final han fundido un busto de bronce que representa al idealizado Alhamar y que viene a sustituir a un monolito que derribaron los quintos el año de lo de Ifni (otro ejemplo de damnatio memoriae).

En fin, que Franco murió en la cama y su memoria se desvanece como la del faraón Tutmosis III o la de Belisario, general bizantino. Lo que son las cosas: algún día necesitaremos sus estatuas para probar que realmente existió.

(El mundo - 2002)

Noticias

  • 08-05-2019
    El 14 de mayo saldrá a la venta La conquista de América contada para escépticos. En un alarde de estilo y maestría ya familiar para su gran público, Eslava Galán nos sumerge en la conquista de América y las apasionantes vidas de sus protagonistas.
  • 12-09-2018
    El próximo 25 de Octubre sale a la venta La familia del Prado. Libro conmemorativo del 200 aniversario del Museo del Prado con el inconfundible estilo ameno y riguroso de Eslava Galán.
  • 04-05-2018
    El 15 de Mayo sale a la venta la nueva obra divulgativa de Juan Eslava Una historia de toma pan y moja. Este libro compendia la historia de España a través de sus cocinas y despensas en edición de bolsillo.

Libros descatalogados