Columnas

Óbolos

Hay que ver cómo se han puesto los progres porque la Iglesia ha canonizado a San Josemaría Escrivá de Balaguer: que si es un derroche, que a quién se le ocurre hacer santo a un tío soberbio, hipócrita y manipulador... ¿En qué quedamos? No decís que sois progres y que os habéis apartado de la Iglesia (apostasía, creo que se llama)? Pues entonces ¿a qué viene rasgarse las vestiduras por un asunto que os debiera resultar indiferente? La Iglesia tendrá lo que tenga, en eso no me meto, pero cuando hace algo sus razones tendrá. El que la lleva la sabe, como decía un tío abuelo mío, que, por cierto, costeaba una beca en el seminario. Por ejemplo, para que se vea si es lista la Iglesia: según la Constitución, España es un país laico y aconfesional. Pues cómo se la han montado los obispos y el Vaticano para sacarle los cuartos al Estado (mis cuartos, sus cuartos, lector) como en tiempos de Franco. Según el Concordato de 1979, la Iglesia iba a autofinanciarse con el dinero que los contribuyentes católicos le destinaran (la crucecita en la declaración de Hacienda). Luego resultó que los fieles se mostraron estreñidos de bolsa y dejaron a su Iglesia con el culo al aire (con perdón), lo que obligó (¿obligó?) al Estado supuestamente aconfesional a hacerse cargo de las facturas y ahí lo tenemos, doce años después, manteniendo a la Iglesia y hasta subiéndole el sueldo. Unas subvenciones nada precarias y provisionales, como podría pensarse, sino firmes y rumbosas. O sea se da preferencia sobre los principios de la Constitución a un Concordato torpemente negociado, por el que somos el hazmerreir de Europa. Si eso es razón, que venga Dios y lo vea y que Él mismo diga, dada su omnisciencia, si alguna vez salimos del estado confesional. Además, la Iglesia española vive en tal paraíso fiscal que la comunidad europea ha llamado la atención sobre esta irregularidad. La Iglesia no tributa por impuesto de lujo, ni por tráfico de empresas. Esta exenta de contribución territorial urbana y rústica. O sea, en sus múltiples actividades económicas ingresa un dinerito limpio de polvo y paja. Y qué dinerito. Entre unas cosas y otras, la Iglesia percibe del Estado entre 300.000 y 500.000 millones de pesetas. En esas cifras se incluyen los casi cincuenta mil millones de pesetas anuales que cuestan los sueldos de los profesores de religión en escuelas publicas. O sea, más listos que nadie. La Iglesia española puede predicar con la voz del Señor en la parábola de los talentos: “Yo cosecho donde no sembré y recojo donde no esparcí.”. Así, cualquiera.

(El Mundo - 2002)

Noticias

  • 08-05-2019
    El 14 de mayo saldrá a la venta La conquista de América contada para escépticos. En un alarde de estilo y maestría ya familiar para su gran público, Eslava Galán nos sumerge en la conquista de América y las apasionantes vidas de sus protagonistas.
  • 12-09-2018
    El próximo 25 de Octubre sale a la venta La familia del Prado. Libro conmemorativo del 200 aniversario del Museo del Prado con el inconfundible estilo ameno y riguroso de Eslava Galán.
  • 04-05-2018
    El 15 de Mayo sale a la venta la nueva obra divulgativa de Juan Eslava Una historia de toma pan y moja. Este libro compendia la historia de España a través de sus cocinas y despensas en edición de bolsillo.

Libros descatalogados