Columnas

Emociones

Estábamos sentados, la doctora Ehrenreich y yo, en la sala de confesiones y desahogos de los Vigilantes de Peso, Facción Radical. Ella es antropóloga, además de gorda, así que fui y le dije:

-Las guerras ayudan a perder peso a algunas personas, especialmente si les cae un misil encima, pero a mí, tan lejos del teatro de operaciones, me produce ansiedad y me da por comer.

- ¡Y dale con la guerra! –protestó-. ¿Es que los europeos no sabéis hablar de otra cosa? En Europa sólo entendéis los nacionalismos, pero en los Estados Unidos no podemos ser nacionalistas. Somos gentes de distinta raza, distinta procedencia, distinta religión. Nosotros no podemos ser nacionalistas, pero podemos ser patriotas creyentes en la ecuanimidad y virtud que suministra la estricta moral protestante heredada del Mayflower. Profesamos una religión civil sustentada en la idea hegeliana de que la guerra hace a las naciones. Nuestro ídolo es la bandera.

-Ya he notado que aparece por todas partes. En todas las películas, por ejemplo

-Esa idolatría de la bandera, esa religión laica, nos aboca a la guerra sagrada. Nos hemos convertido en una nación engalanada con banderas y adicta al ritual militar, una nación que invoca al dios protestante, al dios airado y tribal del Antiguo Testamento, más preocupado por el destino de su pueblo elegido, el estadounidense, que por la ley y el orden. Un dios vengativo que no puede dejar sin castigo lo de las Torres Gemelas, aquel doble pene dominador que tan arteramente le castraron.

Lo comprendí todo. El patriotismo se apoya en la sociabilidad primordial, en un consenso emocional que desarrollamos, cuando éramos unos pobres homínidos agrupados en bandas de treinta o cuarenta indivíduos, para defendernos de los tigres antropófagos. Hoy, al igual que el grupo tribal enfrentado al predador, nos lanzamos a una frenética defensa colectiva enarbolando los fetiches (banderas, bufandas…) contra la fiera intrusa. La defensa contra un enemigo común nos emociona, sea club de fútbol rival, sea nación enemiga. Necesitamos tanto esas emociones que cuando no encontramos fiera predadora, la inventamos.

Regresé a casa y puse el telediario para horrorizarme con la guerra y emocionarme con el espectáculo de la inmolación de seres humanos. Gracias aznar.

(El Mundo - 2003)

Noticias

  • 08-05-2019
    El 14 de mayo saldrá a la venta La conquista de América contada para escépticos. En un alarde de estilo y maestría ya familiar para su gran público, Eslava Galán nos sumerge en la conquista de América y las apasionantes vidas de sus protagonistas.
  • 12-09-2018
    El próximo 25 de Octubre sale a la venta La familia del Prado. Libro conmemorativo del 200 aniversario del Museo del Prado con el inconfundible estilo ameno y riguroso de Eslava Galán.
  • 04-05-2018
    El 15 de Mayo sale a la venta la nueva obra divulgativa de Juan Eslava Una historia de toma pan y moja. Este libro compendia la historia de España a través de sus cocinas y despensas en edición de bolsillo.

Libros descatalogados