Columnas

Basora

La guerra ha cambiado algunas cosas. Yo tenía una imagen parcial e idílica de Basora, adquirida en lecturas de Las Mil y una Noches. Ahora la he enriquecido con nuevas imágenes: el terror, la miseria, la sed, la sinrazón, el hierro carnicero, la carne quemada y desgarrada, la niña con un pie amputado por la metralla, el cadáver del soldado americano que cuelga como un guiñapo de su vehículo, los iraquíes despanzurrados al borde de las carreteras, los dos hombres que se abrazan llorando, los periodistas españoles, esas vidas truncadas para siempre…

Todo eso no se va a olvidar, como no se olvidaron los reportajes de los cronistas que acompañaron a los cruzados, los que cuentan cómo Bohemundo de Tarento degollaba y asaba en espetos a sus prisioneros turcos; que, tras la caída de Jerusalén, “todas las calles y plazas estaban sembradas de manos, cabezas y pies”; que “los cuerpos de los cruzados cubrían los campos, cadáveres tumefactos o descarnados que exhalaban un olor pestilente, al que acudían buitres y chacales”; que en el río Bellus, después de otra matanza, “corrían ocho días de sangre bien cumplidos, carroña y grasa en cantidades tales que el ejército no podía beber agua”…

En las pausas entre mis lecturas y los noticiarios he intentado comprender por qué Aznar, que cuando se preparaba la guerra salía casi a diario con sus colegas Bush y Blair, dejó luego de salir. ¿Le dieron puerta en cuanto cumplió su función o es que él mismo optó por no señalarse más de lo que se había señalado? ¿Será consciente de que hubiese sido más lógico apoyar la postura de Alemania y de Francia, potencias europeas a las que tanto debe el despegue español de los últimos años, o seguirá en su postura de sostenella y no enmendalla? No sé: arrieros son y en el camino se encontrarán…

Tampoco entiendo ese perfil bajo que ha adoptado nuestra familia real que, a lo largo de toda la guerra, ha estado missing y sin aparecer en los noticieros. Lo que sí entiendo es esa proliferación de banderas de la República Española en las manifestaciones y las declaraciones republicanas de Julio Anguita sobreponiéndose al dolor de la muerte de su hijo.

Ahora se acaba la guerra, no el conflicto. Mi Basora, la de las Mil y una Noches, no volverá a ser lo que era, y el mundo tampoco volverá a ser lo que era, especialmente para España que ha quedado en mal lugar con los moros y con los cristianos. El tiempo dirá.

(El Mundo - 2003)

Noticias

  • 08-05-2019
    El 14 de mayo saldrá a la venta La conquista de América contada para escépticos. En un alarde de estilo y maestría ya familiar para su gran público, Eslava Galán nos sumerge en la conquista de América y las apasionantes vidas de sus protagonistas.
  • 12-09-2018
    El próximo 25 de Octubre sale a la venta La familia del Prado. Libro conmemorativo del 200 aniversario del Museo del Prado con el inconfundible estilo ameno y riguroso de Eslava Galán.
  • 04-05-2018
    El 15 de Mayo sale a la venta la nueva obra divulgativa de Juan Eslava Una historia de toma pan y moja. Este libro compendia la historia de España a través de sus cocinas y despensas en edición de bolsillo.

Libros descatalogados