Columnas

Los restos

Ayer vino a verme Bartolomé Lahiguera, el de la aldea de Cotrufes, que ahora trabaja de vigilante jurado de una empresa de tragaperras en el Levante. Tiene una hermana, la Cheles, en Córdoba, casada con un banderillero, y de vez en cuando, cuando viene a verla, le gusta darse un garbeo por Sevilla, me visita y nos tomamos unas manzanillas con berberechos. Esta vez venía el hombre preocupado por los restos de Colón, que tiene leído en un libro mío (yo se los presto y él me los devuelve forrados) que hay tres tumbas distintas y un sólo cadáver verdadero y le extraña que yo no tome cartas en el asunto cuando ha salido en los papeles que un equipo multidisciplinar (hasta el FBI anda implicado) va a analizar el ADN de los huesos sevillanos de Colón a ver si son del almirante. “A mí esto ya me coge de lejos, Bartolo -le advertí-, porque, después de todo, ¿qué más da? Supongamos que se demuestra que los restos de Sevilla son los buenos: los dominicanos dirán que el experimento estaba amañado y hasta lo demostrarán. Supongamos que se demuestra que son falsos: pues lo mismo. Los sevillanos de toda la vida dirán que el experimento ha estado amañado para darles la razón a los dominicanos”. En este asunto puede pasar como con lo de la Sábana Santa, que la analizaron tres laboratorios de fama internacional, con todas las garantías, pero como no salió el resultado esperado (al menos no por los aficionados a la Sábana Santa), lo impugnaron diciendo primero que los laboratorios habían sido sobornados y después que se habían equivocado. Total, que cada cual cree en lo que quiere creer.

En lo de Colón llevamos –llevan- un siglo zumbándose la badana los partidarios de una u otra tumba. Hace unos años hubo un congreso conjunto y parece que el ambiente fue distendido, como corresponde a gente educada y fina. El resultado fue, como se esperaba, la cabeza caliente y los pies fríos. Ninguna facción pudo hacer valer los argumentos que defendía, pero, al menos, invalidó y sembró de dudas los argumentos del contrario, como dos boxeadores que se atizan, abrazados y exhaustos, en el centro de la lona sin fuerzas para derribarse ni para tenerse en pie. Un delegado del cabildo que, al término de las jornadas, presentó la tumba a los congresistas les advirtió al mostrarles el soberbio túmulo: “Aquí están los restos del descubridor. Ustedes, luego, cuando salgan, discutan lo que quieran.” Pues eso.

(El Mundo - 2003)

Noticias

  • 08-05-2019
    El 14 de mayo saldrá a la venta La conquista de América contada para escépticos. En un alarde de estilo y maestría ya familiar para su gran público, Eslava Galán nos sumerge en la conquista de América y las apasionantes vidas de sus protagonistas.
  • 12-09-2018
    El próximo 25 de Octubre sale a la venta La familia del Prado. Libro conmemorativo del 200 aniversario del Museo del Prado con el inconfundible estilo ameno y riguroso de Eslava Galán.
  • 04-05-2018
    El 15 de Mayo sale a la venta la nueva obra divulgativa de Juan Eslava Una historia de toma pan y moja. Este libro compendia la historia de España a través de sus cocinas y despensas en edición de bolsillo.

Libros descatalogados