Columnas

Aluvión

En estos días, servidor anda haciendo bolos por las ferias del libro de España. Ese saludable contacto con lectores y con libreros le enseña a uno mucho de su oficio. En España se edita más que en ningún otro país de Europa, aunque los índices de lectura siguen siendo bastante bajos, especialmente en Andalucía. Abundan los libros de tiradas cortas, impresos casi artesanalmente, algunos autofinanciados por el autor, porque, en España, como en el resto del mundo, casi todos los ciudadanos creen que tienen algo que decir en forma de libro y muchos se animan. En su derecho están, por supuesto, que para eso somos una democracia. Lo malo es, desde la egoísta consideración de los que nos dedicamos a esto como profesión, que acaba pareciendo que en España nadie lee porque todo el mundo escribe. (Es broma.)

Ese aluvión de libros impresos se topa con dos cuellos de botella: el primero, los suplementos y revistas literarias, en los que, después de otorgar el espacio debido a los libros de los amigos o de las editoriales propiedad del grupo financiero al que pertenece el suplemento, apenas queda espacio para reseñar ningún libro ajeno. Además, después de tantos elogios, a menudo inmerecidos, a verdaderos muermos (por amiguismo o conveniencia), el espacio sobrante parece que se debe dedicar a vapulear al libro que se presenta sin padrinos, por injusto que esto sea, para que no parezca que todo son flores.

El segundo y más grave cuello de botella es el de las librerías, que no se pueden estirar como si fueran de chicle. Ante el aluvión continuo de novedades, la renovación de mesas y escaparates es cada vez más rápida. Publicas un libro y al cuarto de hora ya le han puesto encima otro más reciente. Los libreros, desbordados, devuelven libros al mes escaso de recibirlos para hacer sitio a los que reciben continuamente. Súmese a esto que los libros más serios deben competir por un lugar al sol con los libros-basura, esos productos de usar y tirar con los que algún personaje popular de telecochambre intenta hacer negocio aprovechando la publicidad gratuita que le otorga su condición de rostro o culo mediático.

Y finalmente el sino del libro: los editores no pueden almacenarlo. Les sale más barato descatalogarlo y destruirlo. Lo que explica que, a los pocos meses de publicarse, el libro deje de existir. Como decía Pepe el Largo, mendigo de Jaén, “no semos ni micobrios”.

(El mundo - 2003)

Noticias

  • 08-05-2019
    El 14 de mayo saldrá a la venta La conquista de América contada para escépticos. En un alarde de estilo y maestría ya familiar para su gran público, Eslava Galán nos sumerge en la conquista de América y las apasionantes vidas de sus protagonistas.
  • 12-09-2018
    El próximo 25 de Octubre sale a la venta La familia del Prado. Libro conmemorativo del 200 aniversario del Museo del Prado con el inconfundible estilo ameno y riguroso de Eslava Galán.
  • 04-05-2018
    El 15 de Mayo sale a la venta la nueva obra divulgativa de Juan Eslava Una historia de toma pan y moja. Este libro compendia la historia de España a través de sus cocinas y despensas en edición de bolsillo.

Libros descatalogados