Columnas

Hielo

Como no tengo piscina ni aire acondicionado ni ninguno de esos artilugios que nos ayudan a soportar el verano, en estos días caniculares lleno la bañera, agrego dos bolsas de cubitos de hielo, enchufo el ventilador, pongo un CD de Mecano con la canción Haway-Bombay, en eterno retorno y me meto en el agua acompañado por media sandía fresquita, con una cuchara sopera clavada en sus carnes. ¡Qué placer comerla, el jugo bajándome por los codos, escupiendo las negras pepitas en la bandeja (no en la misma sandía, como hacía Abd el Krim, cuando lo visitó el fotógrafo Alfonso)! Terminada la colación agarro un pai-pai (que tengo prevenido y a mano en el vaso del cepillo de dientes) y paso la mañana dormitando y leyendo a ratos al escritor esquimal Smejör Tiri-Thar en su documentado ensayo sobre la teoría de los hielos eternos o Welteislehre como lo denominaba su inventor, el científico austriaco (y chiflado) Hans Hörbiger.

La teoría del hielo eterno alcanzó cierto predicamento entre los nazis. Por lo visto Hitler, el antiguo acuarelista, y Himmler, el antiguo criador de pollos, creían en ella a pie juntillas y detrás de ellos muchos disciplinados científicos alemanes, incluido Lenard, el colaborador de Roentgen en el descubrimiento de los Rayos X. Según la teoría, el universo es producto de la lucha de hielo y fuego en ciclos alternantes. El asunto ha interesado a Pauwels y Bergier en el conocido ensayo El retorno de los Brujos y más recientemente a Umberto Eco en Sobre Literatura. De esta guisa paso la mañana y cuando se acerca la hora del liviano almuerzo me asalta la modorra, deposito el libro en un estante seco, cruzo las manos beatíficamente sobre el musculoso vientre y echo la siesta del carnero. Hoy me ha sorprendido mucho que después del telediario hayan puesto un programa científico en el que mencionaban que un tal Brugg sostiene que los acontecimientos del mundo se explican por la teoría del hielo eterno y que una confabulación de la ciencia democrática-judía se empeña en ocultar la evidencia. Si nos despojáramos de prejuicios, y yo el primero, podríamos conjurar esta ola de calor con la fuerza de nuestras convicciones y despejaríamos la incógnita del sucesor de Aznar. Eso aduce el discípulo del doctor Brugg, y sus motivos me parecen muy puestos en razón. Con estos calores, ensopado como un personaje de García Márquez, uno no está para nada. Vuelvo a la bañera, ya sesteado, con el mal cuerpo que te deja la siesta sudada. Vamos a ver sobre qué demonios escribo la columna del domingo.

(El Mundo - 2003)

Noticias

  • 08-05-2019
    El 14 de mayo saldrá a la venta La conquista de América contada para escépticos. En un alarde de estilo y maestría ya familiar para su gran público, Eslava Galán nos sumerge en la conquista de América y las apasionantes vidas de sus protagonistas.
  • 12-09-2018
    El próximo 25 de Octubre sale a la venta La familia del Prado. Libro conmemorativo del 200 aniversario del Museo del Prado con el inconfundible estilo ameno y riguroso de Eslava Galán.
  • 04-05-2018
    El 15 de Mayo sale a la venta la nueva obra divulgativa de Juan Eslava Una historia de toma pan y moja. Este libro compendia la historia de España a través de sus cocinas y despensas en edición de bolsillo.

Libros descatalogados