Columnas

Destinos Exóticos

El otro día, en la Feria del Libro de Zaragoza, vino a verme Pilar una vieja amiga con la que el año pasado compartí habitación en el hotel Sheraton de El Cairo. Mientras el resto de la expedición adquiría chucherías étnicas perfectamente prescindibles en el zoco de Jan al-Jalili, Pilar y yo nos encerramos con más compasión que pasión en una habitación doble, ella con dos costillas rotas a causa de una costalada en el embarcadero de Luxor y yo con el estómago sueltecillo a causa de la maldición de los faraones como allí denominan a la diarrea fulminante y traidora, con fiebre y todo, que acecha al turista.

Lo exótico pierde mucho de cerca, créame, y no me refiero sólo a la maldición de los faraones en Egipto (la de Moctezuma si va a Mexico). Por ejemplo, ¿sabía usted que en Guatemala, Indonesia y Madagascar puede atrapar un cólera estupendo? ¿Y que en Asia se puede pescar una encefalitis japonesa? Si escoge la fiebre amarilla, tendrá que buscarla en África o en América central. Y ¿qué me dice del norte de África? Sí, muy exótico, pero existe un tifus endémico casi peor que los enjambres de guías voluntarios que importunan al turista constantemente. ¿Países tropicales? Ahí gastan la hepatitis A y su prima la B. ¿Sudeste Asiático? Cuidado con pescar el dengue, rara enfermedad de la que se verá pero que muy negro (quizá resulte más correcto decir subsahariano) para encontrar remedios. ¿Le apetece safari en el África central? Estupendo, Coronel Tapioca, pero además de un bolso de piel de león acribillado de polilla, que le costara un pastón, puede traerse también una meningitis meningocócica. O sea, ¿para qué seguir? Mejor quedarse en este sufrido país ¿no le parece?

Sí. Nuestra tierra, el solar del Cid, de Santa Teresa, la sandalia andariega del místico hecha con la piel de Rocinante. Lo nuestro (por ahora, al menos). Este país, antes denominado Expaña, un país tan incomprendido como desconocido por sus propios habitantes. Deje a sus vecinos, los horteras esos, los trópicos y los destinos exóticos. Pase estos pocos días como un aventurero, al azar, metiéndose por carreteras comarcales, dejándose conducir a donde la suerte le lleve. Mear detrás de un seto mientras contempla una capilla románica. Orear los pies doloridos a la sombra de una catedral gótica. Cambiar un neumático con un monasterio arruinado al fondo. Allí un recoleto museo local, allá una confitería de pueblo atendida por una moza vistosa y reidora que lo convida a casi todo. Pasear al atardecer sobre el enlosado de plazas anónimas. Conversar con el mozo que lleva las vacas. Echar un cigarro con el cartero rural. ¿Y los jamones regionales, y los quesos, y la cecina, y el pan con tomate y aceite de oliva (virgen extra, por supuesto), y el cochinillo asado, y el cabrito con ajos, y la leche frita, y la calçotada, y la fabada, y el pisto, y el gazpacho colorado, y el ajoblanco como la leche, y las sardinas a la brasa, y el paté de perdiz de Sierra Morena, y los vinos honrados, y la esqueixada, y la mojama, y las manitas de cerdo, y el suquete de escórpora con patatas, que no sé lo que es, razón de más para pedirlo y averiguarlo?

Lo dicho, este año Expaña, aprovechando que todavía no hay fronteras.

(La Razón - 0)

Noticias

  • 08-05-2019
    El 14 de mayo saldrá a la venta La conquista de América contada para escépticos. En un alarde de estilo y maestría ya familiar para su gran público, Eslava Galán nos sumerge en la conquista de América y las apasionantes vidas de sus protagonistas.
  • 12-09-2018
    El próximo 25 de Octubre sale a la venta La familia del Prado. Libro conmemorativo del 200 aniversario del Museo del Prado con el inconfundible estilo ameno y riguroso de Eslava Galán.
  • 04-05-2018
    El 15 de Mayo sale a la venta la nueva obra divulgativa de Juan Eslava Una historia de toma pan y moja. Este libro compendia la historia de España a través de sus cocinas y despensas en edición de bolsillo.

Libros descatalogados