Columnas

Cruzados

Leo las crónicas de Ambrosio de St. Bertevin, un clérigo francés algo borrachín y doñeador que acompañó a los cruzados a Tierra Santa y dejó escrita una relación de chismes que, si no añaden guiso a la gran historia, por lo menos lo salpimentan. Dice Ambrosio que Unfredo IV, el rey de Ultramar “tenía una natura tal que, al quitarse el calzón en la sala de tablas, era como si se le descolgara un raposo muerto”. La sala de tablas es el baño, un cuarto pegado a la cocina del castillo en el que se aseaban por turnos, sin cambiar el agua, primero las damas y luego los caballeros, a veces hasta tres en el mismo barreño. Los hombres conversaban sobre las excelencias de la estrategia turca o bizantina, y las damas de intimidades conyugales. Aquí cobró fama la natura de Unfredo IV hasta el punto de que más de media docena de casadas parieron pelirrojos durante el sitio de San Juan de Acre, un lance que duró tanto que las golondrinas anidaron en las copas de las tiendas y sacaron sus crías a volar. El mismo caso lo recogen crónicas castellanas del Miramamolín, cuando sitió la fortaleza manchega de Salvatierra, en medio de las grandes calores. Volviendo al baño de don Unfredo, cuando tocaba el turno de tablas a los donceles enamorados, algunos llenaban la copa en la bañera y bebían por galantería el agua que había lavado las intimidades de la amada, un homenaje más meritorio que el de los libertinos de París, belle epoque, bebiendo champán en el zapato de la demimondaine.

Volviendo a don Unfredo VI, a su mujer, Isabela, la quisieron convencer para que se divorciara de él y se casara con Conrado, porque eso interesaba a la Cristiandad. Ya tenían prevenido a Ubaldo, arzobispo de Pisa, con el acta de anulación (entonces, como ahora, la Iglesia era muy divorciera, previo pago), pero Isabela se resistía y cuando le hacían ver que mejoraba al cambiar un bobo por un hombre prudente, acudía al arcipreste (de Hita) y argumentaba: “Para lo que yo lo quiero más me vale que Aristóteles y Alejandro Magno juntos”. Al final la casaron con Conrado, que le duró un año escaso, y luego conoció otros tres maridos que se le fueron muriendo a los pocos meses. Dice Ambrosio que la dama se asomaba a los muros de Jerusalén y suspiraba recordando a Unfredo, al que se representaba en sueños armado de todas sus armas, el gentil caballero “con su maza que era como el badajo de la campana maestra de Notre Dame”. Hace unos días visité París y subí a Notre Dame, pero la torre estaba en obras y la campana tapada. Otra vez será.

(El mundo - 2003)

Noticias

  • 08-05-2019
    El 14 de mayo saldrá a la venta La conquista de América contada para escépticos. En un alarde de estilo y maestría ya familiar para su gran público, Eslava Galán nos sumerge en la conquista de América y las apasionantes vidas de sus protagonistas.
  • 12-09-2018
    El próximo 25 de Octubre sale a la venta La familia del Prado. Libro conmemorativo del 200 aniversario del Museo del Prado con el inconfundible estilo ameno y riguroso de Eslava Galán.
  • 04-05-2018
    El 15 de Mayo sale a la venta la nueva obra divulgativa de Juan Eslava Una historia de toma pan y moja. Este libro compendia la historia de España a través de sus cocinas y despensas en edición de bolsillo.

Libros descatalogados