Columnas

Nefando

La Inquisición (que sigue existiendo en el Vaticano, aunque ahora se llame Congregación para la Doctrina de la Fe y no queme a sus víctimas, lo que sería políticamente incorrecto) acaba de condenar la equiparación de parejas homosexuales con el matrimonio, si bien señala que la Iglesia contempla a los gays, pobrecitos, con “respeto y delicadeza”. Estas manifestaciones deben responder a profundas consideraciones, porque la Iglesia sabe de homosexualidad y pederastia más que ninguna otra institución humana dado que las ha venido practicando con fruición desde que dio en dificultar las prácticas sexuales de sus feligreses. Recordemos los casos recientes de los ochenta y siete sacerdotes de Boston acusados formalmente de abusos a menores, cuyos deslices arreglaba el cardenal Law mediante generosos sobornos a las familias afectadas, y los de los obispos de Florida (USA) y de Posnan (Polonia) Anthony J. O´Connell y Julius Paetz, seductores de seminaristas.

Y si nos acercamos a esta España de nuestras contradicciones, la que burla su propia Constitución escorándose cada día más hacia el Estado confesional, no faltarán casos de curas pedófilos como el del juez del Tribunal Eclesiástico de Madrid, el padre J.M.P., procesado por abusos continuados durante cuatro años a una niña, o de clérigos homosexuales, como los del frente gay del monasterio de Montserrat. Nada de que asombrarse puesto que, como el jesuita psicoterapeuta García Monje establece: “la vida cerrada de las comunidades fomenta la homosexualidad, sobre todo entre mujeres”.

La iglesia católica de USA, tan práctica y avanzada, destina una partida de unos mil millones de dólares para indemnizar los abusos sexuales de sus sacerdotes (Concilium, 272, p. 179). No sé cómo se las apañan otras diócesis menos transparentes. El mal nace de ellos, de los vendedores de humo que, en nombre de Dios, se empecinan en ese sinsentido de prohibir o regular el sexo, que es como negar los puros instintos, el placer inocente que nos procuran nuestros sentidos, el goce de sentirse vivos. Liberar las almas y los cuerpos de las leyes absurdas del pecado, eso sí que sería amor al prójimo, esa sí que sería una verdadera comunión, la única posible, sin mitos ni engañifas que repugnan al sentido común, la comunión que se tiene con la naturaleza. No hay nada más noble ni más santo que el sexo libre y placentero aunque los sepulcros blanqueados del nuevo evangelio no lo alcancen a comprender.

(El Mundo - 2003)

Noticias

  • 08-05-2019
    El 14 de mayo saldrá a la venta La conquista de América contada para escépticos. En un alarde de estilo y maestría ya familiar para su gran público, Eslava Galán nos sumerge en la conquista de América y las apasionantes vidas de sus protagonistas.
  • 12-09-2018
    El próximo 25 de Octubre sale a la venta La familia del Prado. Libro conmemorativo del 200 aniversario del Museo del Prado con el inconfundible estilo ameno y riguroso de Eslava Galán.
  • 04-05-2018
    El 15 de Mayo sale a la venta la nueva obra divulgativa de Juan Eslava Una historia de toma pan y moja. Este libro compendia la historia de España a través de sus cocinas y despensas en edición de bolsillo.

Libros descatalogados