Columnas

Justicia

Meditaba en un banco del parque cuando una anciana mendiga ocupó el otro extremo del banco y se puso a comer unos recortes de chopped que había rescatado de una papelera.

El psicólogo me tiene dicho que sociabilice, que hable con la gente, incluso con desconocidos, una terapia que entraña algún que otro chasco porque cuando intentas sociabilizarte a una tía buena suele recibirte con cierta tibieza: “¿Dónde vas. degraciao?, ¿Tú te has mirado al espejo, con esa calva y esa panza?”, por eso ahora procuro sociabilizar con señoras que no puedan malinterpretar mis intenciones. Total que voy y le digo a la mendiga: “¡Hay que ver lo que es la vida!” Ella me mira de arriba abajo y me dice. “No se vaya usted a creer. Yo he conocido tiempos mejores con Justiniano, Triboniano y las Partidas. Lo que pasa es que del Código Napoleónico a esta parte no encuentro acomodo en ningún gobierno.”

-¿Pues quién es usted? –le pregunto intrigado.

-Soy la Justicia. Usted no me reconoce porque me pintan hermosa, incluso un pelín jamona, con una toga ceñida que me resalta unos muslos estupendos y unos pechos valentones y una espada en una mano y una balanza en la otra, y una venda sobre los ojos que simboliza mi imparcialidad. ¡Exageraciones de los artistas!

Le comenté el caso del asesino múltiple, presunto y confeso, al que han liberado porque se había pasado el plazo legal. Una gota en un océano de fallos del sistema.

-Es que con los presupuestos que me destinan me falta personal y me faltan medios –se quejó la anciana-. Aquí donde me ve no es que sea anoréxica es que el Estado me tiene desnutrida y por eso soy tan lenta y tan confusa y tan olvidadiza. ¿Ve usted aquella gorda de enfrente?

Me fijé y, en efecto, en el banco de enfrente había una gorda lustrosa toda enlutada con un gran crucifijo de oro sobre la opulenta pechera y un anillo gordo como el de un obispo en la mano morcillona.

-Aquella gorda es la Iglesia, ¿sabe usted?, que es una mantenida del Estado, y ya ve usted lo reluciente que la tiene. Con el dinero que me escatima a mí.

-¿Usted cree que podríamos introducir una crucecita en la Declaración de Hacienda para el sostenimiento de la Justicia?

-No sé, pruebe usted a ver si resulta, aunque con Aznar lo dudo.

(El mundo - 2003)

Noticias

  • 08-05-2019
    El 14 de mayo saldrá a la venta La conquista de América contada para escépticos. En un alarde de estilo y maestría ya familiar para su gran público, Eslava Galán nos sumerge en la conquista de América y las apasionantes vidas de sus protagonistas.
  • 12-09-2018
    El próximo 25 de Octubre sale a la venta La familia del Prado. Libro conmemorativo del 200 aniversario del Museo del Prado con el inconfundible estilo ameno y riguroso de Eslava Galán.
  • 04-05-2018
    El 15 de Mayo sale a la venta la nueva obra divulgativa de Juan Eslava Una historia de toma pan y moja. Este libro compendia la historia de España a través de sus cocinas y despensas en edición de bolsillo.

Libros descatalogados