Columnas

El voto resabiado

Por las tardes suelo echar una partidita de dominó en la Peña Recreativo-Cultural del pueblo, lugar muy a propósito para observar la condición humana. En la coyuntura de explicar el triunfo de la izquierda en Andalucía recurrí a mis habituales contertulios, gente sencilla y casi toda de izquierdas, más que por otra cosa porque quería encontrar algunas razones que no hubiesen sido ya repetidas hasta la saciedad por los analistas políticos.

-Mira niño, aquí la gente ha votado socialista porque vive mejor que hace diez años y punto; porque políticos no somos.
-Hombre, lo dice usted como si ser político fuera malo.
-Y lo es, ¡mira este! Los políticos, todos unos sinvergüenzas y el que que llega con buena intención o se hace o tiene que salirse. Quitando los pocos que por sus carreras ganarían más, que a esos los ciega el mando, todos los demás lo que van buscando es vivir bien y llenarse el bolsillo. No teneis na más que ver que el parlamento está lleno de maestros de escuela y abogados. ¿Tú, qué dices, que van esos a querer volver al sueldecillo y a la tiza y a aguantar niños? ¡Quía hombre: allí están mucho mejor!

-Y, sin embargo, ustedes los votan.
-¡Los votamos! ¿A quién vamos a votar, si no? Entre todos los sinvergüenzas, a los que más nos den. Y hasta la presente, mientras no se demuestre lo contrario, los que más dan son los socialistas.
-Pero robar, roban lo suyo.
-¡Hombre, eso ya se ve! Creían los de las derechas que por airear mucho lo de Juan Guerra iban los socialistas a perder votos. ¡No, hombre!: la gente ya está de vuelta del asunto. Los ricos han estado robando cuarenta años, dejad ahora que roben los pobres que también tenemos derecho.

-Pero eso no es ético.
-El personal, como no tiene estudios, no sabe esa palabra: lo que quiere es vivir bien y el que no se aprovecha es porque no puede. Al vecino no serás capaz de quitarle un duro, pero robar al Estado no es robarle a nadie y en eso somos menos escrupulosos. Además, las izquierdas no están quietas que, aunque se llamen así, son más derechas que las derechas de hace cuarenta años cuando los de izquierdas eran pobres como ratas y no tenían nada que perder. Ahora todo el mundo tiene su casa mejor o peor, su buen coche para ir al hiper, su frigorífico y su pasar y la izquierda cada vez se parece más a la derecha, es decir que los que somos de izquierdas, según la vida va subiendo, nos hemos ido haciendo de derechas y los que eran de derechas, o sus hijos, según su vida fue bajando, han ido votando a la izquierda.
-¿No me querrás decir que el PSOE es de derechas?
-Eso es cabalmente lo que te quiero decir. Dime tú si va a ser de izquierdas un partido que se lleva a partir un piñón con la Banca y con los americanos y que visten trajes que valen la paga de un mes y gastan coches de cuatro o cinco kilos y mandan soldados españoles a morir en una guerra que ni nos va ni nos viene. -Bueno lo que me dices es que los políticos viven bien, pero eso será porque los vota el pueblo.
-¡Pues claro! Y el pueblo los vota porque también vive bien. ¿A ver cuándo se ha vivido mejor? Tú mira la cantidad de familias que arriman cuatro o cinco jornales a la casa. Trabajan tres o cuatro meses al año, de temporeros, ganándolo bien y luego, con lo que tienen y lo que sacan del paro, a vivir como reyes. Todos con su buena televisión en color para ver los concursos y las tías en pelota, que ya se ha puesto la cosa que ni siquiera hay que ir al cine, como antiguamente, porque te ponen todos los días veinte o treinta peliculas que las ves en tu casa, tan ricamente. Y si sales a darte una vuelta, cada vez hay más bares y más discotecas y más de todo: mira todos estos aquí con sus mujeres tomándose sus cervezas, viviendo mejor que los señoritos. Y luego están los jubilados que nunca han estado mejor.
-Bueno, los de derechas prometen aumentar esas ventajas.
-Pero si ya tienes una silla cómoda ¿para qué la vas a cambiar por otra aunque el que te la quiere vender insista en que es mucho mejor que la que tienes, lo que luego pudiera no ser cierto? Aparte de que la gente pasa de campañas porque ya sabe que los políticos son todos iguales, los mismos perros con distintos collares, y mientras viva mejor que vivía no cambia nada.
-Todos no viven mejor, porque los parados han aumentado.
-¡Anda ya que pareces tonto! Si hubiera todos los parados que dicen, no se podría salir a la calle, que esto sería Bosnia.
-¿Me va a decir que no hay paro?
-Hombre, gente apuntada al paro toda la que dicen, pero de estos hay muchísimos que están cobrando y al mismo tiempo trabajan haciendo chapuzas, de albañil, de fontanero, de qué sé yo, o dando peonadas y con eso todos contentos: patrones y obreros. ¡Cuidado! Algunos las pasarán canutas, pero son más los que viven mejor que nunca y esos son los que votan a las izquierdas.
-Es decir, que es verdad lo del voto subvencionado.
-¡Y dale con el voto subvencionado! Cuando no teníamos seguridad social ni retiro ni paro, votábamos a las izquierdas porque queríamos tenerlos. ¡No vamos ahora a votar a las derechas porque ya los tengamos! Ahora votamos porque queremos conservarlos y no nos fiamos de las promesas de la derecha, que más vale malo conocido que bueno por conocer. Además, no me irá usté a decir que el voto de las derechas no está subvencionado. ¿Es que los patrones no votan a Aznar porque creen que con él le saldrá más barato el trabajo del obrero? ¡Aquí somos ya muy mayores para creernos que alguien trabaje por el bien del país! El que vota, lo que va buscando es tener más dinero y vivir mejor, aunque los demás se hundan. Y si la mayoría, aunque sea muy ignorante, cree que va a vivir mejor con estos sinvergüenzas, siempre los votará más que a los otros, aunque sean unos santos. Por eso, lo de la corrupción no ha hecho mella en el voto. Aquí, en estas cosas y en las debilidades humanas, somos más tolerantes que nadie. En otros países de América o de Europa un político tiene un lío de faldas y va a la calle; aquí puedes mantener dos casas y dos mujeres como hace el Alfonso y nadie se escandaliza.
-Pero el que engaña a su mujer es capaz de engañar al electorado.
-Es que el electorado ya parte de la base de que lo engañan y de que todo es mentira. No es que vote a favor de nadie; es que vota en contra de los otros.

(Cambio 16 - 0)

Noticias

  • 08-05-2019
    El 14 de mayo saldrá a la venta La conquista de América contada para escépticos. En un alarde de estilo y maestría ya familiar para su gran público, Eslava Galán nos sumerge en la conquista de América y las apasionantes vidas de sus protagonistas.
  • 12-09-2018
    El próximo 25 de Octubre sale a la venta La familia del Prado. Libro conmemorativo del 200 aniversario del Museo del Prado con el inconfundible estilo ameno y riguroso de Eslava Galán.
  • 04-05-2018
    El 15 de Mayo sale a la venta la nueva obra divulgativa de Juan Eslava Una historia de toma pan y moja. Este libro compendia la historia de España a través de sus cocinas y despensas en edición de bolsillo.

Libros descatalogados