Columnas

Caníbales

Un amigo francés que sabe de mi interés por la gastronomía (si bien me temo soy más gastrósofo que gastrónomo, o sea, que palabreo más que como), me envía un libro que está haciendo furor en el país vecino, Caníbales; Historia y curiosidades de la Antropofagia, de Martin Monestier. Al parecer, el canibalismo se sigue practicando en nuestros días en diversas partes del mundo unas veces por razones religiosas y otras sencillamente porque es la única forma de no morirse de hambre. Monsieur Monestier advierte que si la población del mundo se duplica en pocos años, lo que, a pesar de la infima tasa de natalidad española parece inevitable, no tendremos más remedio que desacralizar el cuerpo humano, superar nuestros escrupulillos culturales, y aprovechar esa estupenda fuente de proteinas que es la carne humana. O sea, que, si la cosa no se enmienda, tendremos que comernos a los difuntos.

La idea no es nueva. En la Edad Media existieron, en Francia y en Alemania, bandas de salteadores que vendían la carne de sus víctimas en los mercados bajo la denominación “cordero de dos patas” y entre las tropas cristianas que participaron en la Primera Cruzada había un grupo de auxiliares, los Trudentes, que se hicieron famosos porque se alimentaban de carne de sarraceno.

También en España tenemos noticias del consumo de carne humana. El marqués de Villena en su Arte Cisoria alude a la carne de “ome”, o sea, de hombre, como manjar bueno contra las quebraduras. El canibalismo está contemplado incluso en el fuero real de España. En la quinta Partida (Titulo XVII; Ley VIII) se establece que “siendo el padre cercado en un castillo, si fuesse tan cuytado de fambre que non ouiesse que comer, puede comer al fijo, sin mala estança, antes que rendir el castillo”

Las empanadas de carne, un alimento muy popular en el Siglo de Oro, y al que los pasteleros añadían toda clase de carnes y sabandijas, sin excluir los perros callejeros, contenían también carne de ahorcado hurtada de los patíbulos donde se exponían los cuerpos de los ajusticiados. Leemos en Quevedo “...parecieron en la mesa cinco pasteles y tomando un hisopo, después de haber quitado los hojaldres, dijeron un responso con un requiem aeternam por el ánima del difunto cuyas eran aquellas carnes...”.

En fin, que echo en falta noticias de España en el libro del francés. No olviden hoy comentar mi columna a sus seres queridos durante el almuerzo.

(El Mundo - 2000)

Noticias

  • 08-05-2019
    El 14 de mayo saldrá a la venta La conquista de América contada para escépticos. En un alarde de estilo y maestría ya familiar para su gran público, Eslava Galán nos sumerge en la conquista de América y las apasionantes vidas de sus protagonistas.
  • 12-09-2018
    El próximo 25 de Octubre sale a la venta La familia del Prado. Libro conmemorativo del 200 aniversario del Museo del Prado con el inconfundible estilo ameno y riguroso de Eslava Galán.
  • 04-05-2018
    El 15 de Mayo sale a la venta la nueva obra divulgativa de Juan Eslava Una historia de toma pan y moja. Este libro compendia la historia de España a través de sus cocinas y despensas en edición de bolsillo.

Libros descatalogados