Columnas

Casorio

“Yo, porque mi madre se ha empeñado y por no darle un disgusto a la abuela que si no a buenas horas iba a casarme por la Iglesia con la que está cayendo.”
Estábamos en lo alto de la escalinata de la iglesia de Cristo Rey esperando a la novia, con todos los invitados por allí, las señoras con las pamelas, los caballeros con los alfileres de corbata, y me pareció que lo que Pepe necesitaba era cierto apoyo moral en el delicado trance de casarse por vez primera, así que, en lugar de comentarle lo ridículo que se le veía embutido en el chaqué, que además le habría costado un pastón, le dije:
-Coño, Pepe, levanta ese ánimo que esto dura un par de horas y en paz.
-¿Un par de horas? –replicó- ¡Pues sí que estás al día! No sabes que llevamos varias semanas de cursillos prematrimoniales, con psicólogos, sexólogos, sociólogos y padres espirituales pasándote lista y todo, y que si no sacas de notable para arriba no te dan permiso. Son disposiciones de la Subcomisión de Familia y Vida de la Conferencia Episcopal.
-Míralo por el lado bueno –le dije-. Algo te habrán enseñado.
-¿Enseñado? Que el acto sexual sólo tiene sentido como medio para engendrar hijos y que hay que tener todos los que Dios mande.

Llego la novia por fin, Vanessa, que estaba para comérsela (aunque ya estaba más que comida: otro atractivo de la ceremonia antigua que se ha perdido hoy), entraron en el templo y los casaron. Esta parte me la perdí porque mientras el cura oficiaba la ceremonia, yo, en representación de Pepe, negociaba con el mendigo de la puerta sobre la propina necesaria para que se apartara de su lugar de trabajo y no saliera en las fotos a la salida del cortejo nupcial. Al final lo dejamos en dos mil quinientas. Barato, porque durante el regateo un futuro contrayente lo llamó por el móvil y quedaron en cuatro mil.

La comida fue en un restaurante de postín: crema suave de maíz con fondo de trufa; ensalada crujiente de requesón natural sobre mermelada de tomate a la vinagreta entrufada; delicias de bisonte relleno de algarrobas a la crema de setas; brocheta de frutas sobre sopa de chocolate infusionada con menta y albahaca y tarta nupcial. Me quedé con hambre, claro, y de vuelta a casa me tuve que parar en Andújar y rematé con un plato de choto, puros huesos, y otro de carne de monte, tan mollar.

(El mundo - 2000)

Noticias

  • 08-05-2019
    El 14 de mayo saldrá a la venta La conquista de América contada para escépticos. En un alarde de estilo y maestría ya familiar para su gran público, Eslava Galán nos sumerge en la conquista de América y las apasionantes vidas de sus protagonistas.
  • 12-09-2018
    El próximo 25 de Octubre sale a la venta La familia del Prado. Libro conmemorativo del 200 aniversario del Museo del Prado con el inconfundible estilo ameno y riguroso de Eslava Galán.
  • 04-05-2018
    El 15 de Mayo sale a la venta la nueva obra divulgativa de Juan Eslava Una historia de toma pan y moja. Este libro compendia la historia de España a través de sus cocinas y despensas en edición de bolsillo.

Libros descatalogados