Columnas

Celibato

Dice el cantar: Tanta gente de bonete, ¿dónde mete?, porque dejar de meter, no puede ser. En África, debido al miedo al Sida, los misioneros cristianos han dejado de tirarse a las feligresas (a las que secularmente catequizaban en “la postura del misionero”) y están violando a sus propias monjas en proporciones tan alarmantes que hasta el Vaticano ha tenido que admitir el problema. Lo sorprendente de la noticia no es la vulneración del celibato (todos conocemos, y ellos mejor que nadie, la cotidianidad de la pederastía en colegios religiosos y de la solicitación en confesonarios y sacristías) sino la violencia ejercida contra esas desventuradas mujeres a las que los delincuentes deberían proteger. Ojalá los vergonzosos sucesos de África animen al Vaticano a revisar el celibato clerical. El Papa y sus cardenales saben que Cristo no opinó sobre el tema, que esta inhumana y antinatural ley eclesiástica parte de Nicea (325) y sólo se impone a partir de Trento, en el siglo XVI; saben que nunca la han observado porque curas y monjas son hombres y mujeres normales, con apetencias carnales. El canonista Torrubiano Ripoll afirmaba que “el 90% de los clérigos son fornicarios (...); un 10% escandalosos y el resto discretos que se creen en conciencia desobligados de cumplir una durísima ley puramente humana" (Beatería y Religión, Ed. Morata, 1930). Por otra parte, la propia Iglesia tolera que los curas se casen en las parroquias de rito oriental e incluso, a veces, en el rito latino (recordemos los sacerdotes y obispos casados de la Iglesia clandestina en la Hungría comunista). Sería estupendo, y muy positivo para estimular las necesarias vocaciones, que la Iglesia aboliera el celibato de una vez por todas usando esa habilidad tan suya de compaginar doctrina y conveniencia. La absurda y perniciosa ley del celibato sólo se explica en la obstinación de ancianos que recuerdan con rencor el tiempo en que fueron curas jóvenes que tenían que pecar o reprimirse cuando el pito se les ponía como el pescuezo de un cantaor.

Mientras tanto, las violaciones misioneras testimonian la existencia de una psicopatología preocupante en los rectores morales de buena parte de la sociedad. Esos misioneros capaces de mancillar a sus hermanas de religión son el resultado de la tradicional misoginia de la Iglesia. No anda lejos la justificación del violador que acusa a su víctima de incitarlo al delito.

(El mundo - 2001)

Noticias

  • 08-05-2019
    El 14 de mayo saldrá a la venta La conquista de América contada para escépticos. En un alarde de estilo y maestría ya familiar para su gran público, Eslava Galán nos sumerge en la conquista de América y las apasionantes vidas de sus protagonistas.
  • 12-09-2018
    El próximo 25 de Octubre sale a la venta La familia del Prado. Libro conmemorativo del 200 aniversario del Museo del Prado con el inconfundible estilo ameno y riguroso de Eslava Galán.
  • 04-05-2018
    El 15 de Mayo sale a la venta la nueva obra divulgativa de Juan Eslava Una historia de toma pan y moja. Este libro compendia la historia de España a través de sus cocinas y despensas en edición de bolsillo.

Libros descatalogados