Columnas

Balteira

Estábamos degustando unos pescaditos de viernes y vigilia cuando salió el tema de las restricciones de la pesca que se avecinan y uno de los contertulios tiró de erudición y citó, casi de memoria, la Cantiga 386 de Alfonso X El Sabio que cuenta “como Santa María hizo abundar el pescado al rey don Alfonso con mucha gente que había convidado en Sevilla”, lo cual provocó un entusiasmo cofradiero quizá excesivo con propuestas de que había que hacer santo, como a Fernando III el Santo, su padre, al rey que otorgó a Sevilla su lema jeroglífico No madeja do. Tampoco es que la ciudad lo haya olvidado, puesto que el rey tiene en ella una calle con doble rótulo de “Alfonso X el Sabio antes Burro”, porque, en efecto antiguamente se llamaba la calle del Burro. Uno, que no quiere aguar las fiestas y mucho menos si son religiosas, no se atrevió a mencionar las otras dos o tres docenas de cantigas de escarnio y maldecir, algunas francamente pornográficas, que escribió el rey Sabio, pero nada Santo, una de ellas dedicada a una tal María Pérez Balteira, soldadera, cantinera o puta castrense con la que tuvo tratos. Por otra parte, bien pensado, la santidad no tendría que estar reñida con el gozo venéreo, siendo éste, como reputados teólogos defienden, un regalo más de los que Dios otorga a sus criaturas. Pues esta Balteira que puesta a construir una cabaña aconseja, con doble sentido, “una viga de buena medida (...) que quepa entre las piernas (...) de la escalera, que es la medida de España no la de Lombardía o Alemania", esta dama alegre y levantada, hizo una fortuna con su oficio y en 1257 se retiró al monasterio cisterciense de Sobrado comprometiéndose, a cambio de una renta, a servir a los frailes "como familiar e amiga". Eso hizo mientras tuvo con qué, a plena satisfacción de las partes. Llegó la vejez y María la Balteira se quejaba al cura "So vella, ay capellam" (”¡Ay padre, que vieja soy!")

En la cantiga 67 del Cancionero de la Vaticana, que estando donde está merece todo el crédito, el rey requiere en amores a una soldadera (¿La Balteira?) y ella lo rechaza porque es Semana Santa y hay que guardar abstinencia, no sin advertirle que queda tan dolida como él de la negativa, y compara su sacrificio, poéticamente, al de Jesús, al que cuando llegue la hora del juicio final no dejará de recordárselo: “¡nombreche esto que por Ti padecí!”.

En fin, hoy es Domingo de Resurrección.

(El Mundo - 2001)

Noticias

  • 08-05-2019
    El 14 de mayo saldrá a la venta La conquista de América contada para escépticos. En un alarde de estilo y maestría ya familiar para su gran público, Eslava Galán nos sumerge en la conquista de América y las apasionantes vidas de sus protagonistas.
  • 12-09-2018
    El próximo 25 de Octubre sale a la venta La familia del Prado. Libro conmemorativo del 200 aniversario del Museo del Prado con el inconfundible estilo ameno y riguroso de Eslava Galán.
  • 04-05-2018
    El 15 de Mayo sale a la venta la nueva obra divulgativa de Juan Eslava Una historia de toma pan y moja. Este libro compendia la historia de España a través de sus cocinas y despensas en edición de bolsillo.

Libros descatalogados